Aprende a diferenciar la miel pasteurizada, la miel cruda y adulterada

Aprende a diferenciar la miel pasteurizada, la miel cruda y adulterada

La miel suele considerarse un producto 100% natural y saludable, pero sobre todo hoy en día esto no es siempre así. Se hace a menudo complicado adquirir miel pura de calidad que no haya sido procesada. La gran mayoría de mieles que podemos encontrar en los supermercados han sido tratadas mediante diversos procesos industriales que acaban con muchos de los antioxidantes y bacterias benignas presentes de manera natural en la miel cruda. Otras incluso no pueden ni considerarse miel. Os dejamos link a un genial artículo de Beatriz Robles al respecto.

A su vez, vimos en Equipo de Investigación de la Sexta cómo la miel es el tercer producto más adulterado del mundo.

Es por esto por lo que nos conviene aprender a diferenciar los diferentes tipos de miel y sus propiedades. Allá vamos Marmiter@s

 

¿Qué es la miel cruda?

La miel cruda es aquella que no ha sido pasteurizada (pasteurizada) después de sacarla del panal. La miel producida de manera industrial, normalmente pasa por un proceso de pasteurización: se calienta primero (a 70º C o más) para después enfriarse rápidamente.  Después de este proceso, la miel adquiere un aspecto más uniforme, tiene una textura más fluida y en general, resulta más llamativa para los consumidores.

Tanto la miel cruda como la miel pasteurizada ofrecen ventajas e inconvenientes: ¿cuál te conviene más elegir?

 

Miel cruda beneficios

¿Sabes cuáles son los beneficios de la miel cruda?

La miel cruda conserva todas las propiedades nutritivas, que de otra manera se destruyen durante el proceso de pasteurización. Todas las vitaminas, minerales y enzimas que hacen de la miel un alimento tan nutritivo se conservan en la miel cruda.

También es un buen complemento para combatir las alergias, ya que contiene trazas de polen que, al ser consumidas en pequeñas cantidades, inmunizan en parte al consumidor.

Además, el sabor y olor de la miel también cambian cuando ha sido sometida a temperaturas altas.

Resumimos los principales beneficios de la miel de abeja cruda:

    • Conserva todas las vitaminas y nutrientes intactos.
    • Tiene enzimas beneficiosas como la amilasa, que ayuda a digerir alimentos ricos en almidón como el pan o los arroces.
    • Tiene propiedades antivirales y fungicidas.
    • Contiene poderosos antioxidantes.
    • Ayuda a protegerse de las alergias estacionales.
    • Ayuda a estabilizar la presión arterial y equilibrar los niveles de azúcar en la sangre.
    • Ayuda a estimular el sistema inmunológico.
    • Ayuda a cicatrizar las heridas por sus propiedades antibacterianas.
    • Proporciona a nuestro cuerpo energía instantánea.
    • Es un buen sustituto del azúcar.
    • Tiene mejor sabor y aroma que la miel procesada.

¿La miel cruda tiene algún peligro?

Es evidente que consumir miel cruda es sanísimo, pero tenemos que tomar ciertas precauciones.

La miel cruda puede contener esporas de la bacteria Clostridium botulinum.

Esta bacteria es especialmente dañina para los bebés o los niños menores de un año. Puede causar intoxicación por botulismo, que resulta en una parálisis potencialmente mortal.

Sin embargo, el botulismo es muy poco común entre adultos sanos y niños mayores. A medida que el cuerpo envejece, el intestino se desarrolla lo suficiente como para detener el crecimiento de las esporas botulínicas.

Ten en cuenta que esto es común en toda la miel, no solo en la miel cruda. La miel pasteurizada y adulterada también puede contener esporas de Clostridium botulinum .

Esto significa que los bebés o niños menores de un año también deben evitarlo.

 

    ¿Cuándo no es recomendable consumir miel cruda?

    La pasteurización elimina las bacterias presentes en la miel, tanto las buenas como las malas. Esto disminuye el riesgo de que contraigas alguna enfermedad. Por ejemplo, no es recomendable dar miel cruda a los bebés menores de 1 año, ya que su sistema digestivo no es apto para procesar la miel.

     

      Cómo reconocer una miel pura de una adulterada

    Un pequeño truco casero para reconocer miel real y miel falsa, es realizarle el siguiente test:

      • Llena un vaso con agua a unos 20º C.
      • Vierte algo de miel en el vaso.
      • La miel pura auténtica no se disuelve y precipita al fondo.
      • Por el contrario, la miel adulterada se disuelve con facilidad y enturbia el agua.

      Además, aprovechamos para desmentir un mito. La miel cruda no se puede distinguir únicamente por su aspecto ya que podemos encontrarla en estado líquido, sólido o puede tener una consistencia más cremosa. Mucha gente piensa que la miel muy espesa y cremosa está cruda y la pasteurizada en cambio es más líquida. FALSO!

      La miel que se ha cosechado recientemente será más líquida. Con el paso del tiempo se irá volviendo más densa. La fuente de néctar tiene mucho que ver con la textura de la miel.

       

      ¿Miel artesanal o ecológica es lo mismo que miel cruda?

      Hay quien piensa que la miel cruda es lo mismo que la miel artesanal o miel ecológica pero esto no es así. Una miel es ecológica cuando las abejas la han fabricado a partir del néctar de flores que no han sido tratadas con agentes químicos.

      Para que una miel sea etiquetada como ecológica debe seguir una serie de estrictas medidas y pasar unos rigurosos controles en todas las fases de la producción y el envasado y que incluyen determinar con precisión:

        • La fuente del néctar a partir del cual las abejas han producido la miel.
        • El área de alimentación por el que se han desplazado las abejas melíferas.
        • La gestión del enjambre.
        • El proceso de extracción y transporte de la miel.
        • Temperatura a la que se realizan los tratamientos de la miel.
        • Los materiales utilizados para el embalaje.

        Puede parecer un trabajo sencillo: mientras los apicultores controlen adónde van las abejas, sabrán que están obteniendo miel de flores sin pesticidas. Excepto que es prácticamente imposible saber siempre dónde van las abejas porque normalmente recorren hasta 5 km para buscar las flores necesarias de las que extraer el néctar. Así que técnicamente es casi imposible controlar completamente de qué flores recogen las abejas el polen para hacer la miel y por lo tanto, certificar una miel como 100% ecológica.

        La composición de una miel pura y cruda de calidad en la que se ha puesto un especial cuidado a la hora de situar los colmenares en zonas naturales alejadas de núcleos urbanos y rurales, será muy difícil hallar rastros de pesticidas u otros agentes químicos. Por tanto la diferencia en cuanto a composición con una miel etiquetada como “bio” o ecológica será mínima.

         

         

        ¿Dónde puedo comprar miel pura?

        Una opción para adquirir auténtica miel cruda es comprarla a granel directamente de un apicultor local de confianza. En grandes ciudades como Madrid, Barcelona o Sevilla es posible conseguir miel cruda en determinados establecimientos especializados. Para aquellos lugares en los que es más difícil obtenerla, se puede obtener de productores españoles que venden su miel cruda online a través de Planeta Marmita

         Planeta Marmita - Miel artesanal

         

         

        Como indicábamos en el título del artículo, también vamos a hablar de la miel pasteurizada:

        Miel Pasteurizada ¿qué es?

        La miel pasteurizada es la miel que ha sufrido el proceso de pasteurización a fin de eliminar las bacterias de levadura. Es una miel clara y suave. El proceso de pasteurización mejora la apariencia de la miel, aumenta su vida útil y mata las células de levadura que pueden afectar el sabor de la miel. Sin embargo, algunas este proceso reduce la cantidad de antioxidantes y nutrientes en la miel.

        Miel no pasteurizada vs pasteurizada

        La miel cruda es naturalmente más turbia que la miel normal debido a los desechos en forma de panal que son demasiado pequeños para filtrarse.

        La miel cruda tiende a tener más variación en color y textura que la miel normal. El color de la miel cruda puede cambiar según las flores que polinicen las abejas.

        Varios estudios sugieren que la miel cruda puede ofrecer beneficios adicionales para la salud.

         

         Nuestra conclusión sobre la miel pasteurizada

        ¿Para qué?

        A menos que esté específicamente marcado como "cruda", gran parte de la miel en los estantes de los supermercados está pasteurizada.

        La pasteurización es un proceso que destruye los microorganismos con calor. Se pueden usar diferentes combinaciones de temperatura y tiempo para pasteurizar, dependiendo de la sustancia. La mayoría de las fuentes que encontramos recomendaron calentar la miel a 63 ° C durante 30 minutos. Algunos prefirieron 65,5 ° C durante 30 minutos. Uno sugirió que la temperatura se llevara a 77 ° C momentáneamente.

        La mayoría de las fuentes que hemos leído afirman que la miel se pasteuriza para "matar bacterias y levaduras, o para reducir la cristalización". Ahora todos sabemos que la miel es famosa por sus propiedades antibacterianas, que todavía se usa en algunas áreas para curar heridas y que puede conservarse durante años.

        Entonces, ¿por qué, exactamente, necesitamos matar las bacterias?

        Se podría entender, que se pasteurizara la miel si acabara con la famosa bacateria del botulismo, pero la realidad es que no es así. Aunque las esporas de Clostridium botulinum no pueden crecer ni producir toxinas en el ambiente ácido de la miel, sobreviven en estado de reposo. Si un bebé las ingiere, las esporas pueden crecer, reproducirse y producir toxinas mientras viven en el tracto intestinal del bebé. Las toxinas luego se absorben en el cuerpo del niño y pueden causar enfermedades. Afortunadamente, los niños pierden la capacidad de hacer crecer las bacterias en sus intestinos cuando tienen alrededor un año de edad. Pero aquí está el truco. La pasteurización de la miel no hace nada para prevenir el botulismo infantil.

        Tanto la bacteria Clostridium botulinum como las toxinas que produce se destruyen fácilmente hirviéndolas durante varios minutos o manteniéndolas a temperaturas más bajas durante más tiempo. Las esporas, por otro lado, son extremadamente resistentes. La cocción a presión a 120 ° C durante tres minutos matará las esporas, al igual que otras combinaciones de temperatura, presión, tiempo y acidez. A presiones estándar, podría llevar horas de ebullición matarlos.

        Pero como hemos comentado anteriormente, el proceso común de pasteurización de la miel es mucho menos riguroso y no es posible que mate las esporas responsables del botulismo infantil. Sin embargo, cualquiera de estos niveles de calor destruirá los sabores matizados de la miel, así como muchos de los fitoquímicos, antioxidantes y nutrientes. En otras palabras, se está destruyendo el producto sin ningún motivo.


        Dejar un comentario