Visita y cata de vinos en Barcelona. Finca Ca n’Estella

Visita y cata de vinos en Barcelona. Finca Ca n’Estella

Finca rústica Ca n’Estella a 20 min de Barcelona

La finca Ca n’Estella es una masía y bodega del siglo XIX situada en un bonito enclave en el centro de Catalunya, en el término municipal de Sant Esteve Sesrovires, a 20 minutos de Barcelona. La finca de unas 40 ha de extensión se encuentra escondida tras la presión industrial de Martorell y al llegar se siente como un oasis de naturaleza rodeado de zona industrial. Llevan años luchando por sobrevivir y mantener a raya la presión industrial para conservar el paisaje original y lo están consiguiendo. En los campos que rodean la finca vemos la trilogía clásica del mediterráneo: viña, olivos y trigo, que conforman la base de nuestra dieta. Forma parte de la D.O penedés, que es la zona vitivinícola mas antigua del sud de Europa. En Avinyonet del Penedés se encontró la primera cepa (no silvestre) que se plantó adrede para elaborar vino, datada del 700ac. Así que en esta zona llevan unos 2700 años de historia cultivando la viña y haciendo vino.

 

Una finca rústica de Barcelona en la actualidad

En la actualidad la finca Ca n’Estella es una finca pequeña de 40 hectáreas y aunque ya no es de la familia Estella sigue manteniendo el nombre original de su creador para mantener la historia y tradición de sus productos. Desarrollan un pequeño proyecto donde combinan a la perfección las últimas tecnologías con procesos tradicionales para crear vinos con alma que salgan de la propia tierra. I es que la filosofía de la empresa se basa en 4 pilares: la familia, la tradición, la innovación y la pasión. Por ello han podido no solo sobrevivir, sino que evolucionar con los tiempos y elaborar vinos únicos de gran calidad. Es una de las bodegas pequeñas del penedés que acumula más premios nacionales e internacionales gracias a sus vinos y cavas. Este pasado 2020, un año difícil a causa de la pandemia, obtuvieron la medalla de platino en los premios Decanter World Wine Award con el cava gran reserva además de otros premios para vinos tintos y blancos.

 

História de la Bodega Ca n'Estella

La bodega se construyó en 1800 por Joan Estella y tuvo un desarrollo exitoso hasta la llgada de la plaga de la filoxera el siglo XIX, para las zonas vitivinícolas fue un desastre enorme. No se llegó a recuperar cuando, la guerra civil en el 1936 volvió a asestar un golpe casi definitivo a la bodega. La pubilla de la familia Estella no tuvo descendencia y se vio incapaz de gestionar la finca. Fue entonces cuando apareció la figura de Delfí Ravetllat, que se hizo con la finca y la bodega. Fue un exiliado de la guerra civil que vivió años en Francia donde tuvo que trabajar en la viña, y gracias a las vendimias francesas, se enamoró del mundo vitivinícola. En cuanto pudo regresar a España, hizo fortuna con diferentes negocios y se casó. En los años 60 su mujer Mercè Claris se enamoró de la finca Ca n’Estella, decidieron comprarla y aplicar todos los conocimientos que había adquirido Delfí Ravetllat sobre la vid en durante los años de exilio Francia. En los años 80 su hija Mercè Ravetllat y su yerno Jaume Vidal tomaron el relevo de la bodega, que fueron la pieza clave para mantener la bodega tal y como hoy la conocemos. Decidieron dedicarse plenamente a la bodega y darle el impulso que le faltaba utilizando las nuevas tecnologías que iban surgiendo y modernizando las técnicas y la maquinaria. Apostaron por integrar las nuevas tecnologías manteniendo la bodega antigua. Actualmente es la 3ª Generación de la familia Ravetllat la que está a cargo de la bodega. De los cuatro hermanos, Anna Ravetllat es la gran impulsora que se formó en estudios específicos de enología y es gran conocedora del mundo de la vinicultura.

 

 

Cavas y vinos ecológicos de proximidad

Toda la uva utilizada es de viña propia y eso hace que puedan controlar la calidad al máximo ya que recogen la uva en la misma finca donde elaboraran el vino. En Ca n’Estella vendimian de noche por la temperatura, de manera que, al recolectar de noche la uva conserva mejor sus propiedades cuando llega a la tolva ya que tiene menos oxidación del sol. Excepto las viñas viejas la mayoría de los viñedos están preparadas para la recolección a máquina.

Todos sus vinos son ecológicos y se elaboran con el mosto flor de la primera prensada de la máxima calidad. Sus vino se dividen en 2 colecciones con nombre propio:

La colección de cavas Ravetllat y Vidal llevan ese nombre en honor a los apellidos de la familia.

Los vinos “Clot dels Oms” deben su nombre al terreno de la finca, la cual esta delimitada por un valle (hoyo) donde el árbol autóctono de la zona era el olmo. De esta manera se enfatizan los estrechos vínculos entre el vino y la tierra dónde nace.

 

 

Cata y degustación de vinos y productos en Masia

Al llegar a la masía y antes de realizar la visita, te reciben muy amablemente en la entrada de un gran patio interior dónde te acompañan a una mesa cuidadosamente preparada con el almuerzo. Es un almuerzo muy completo durante el cual realizas la degustación de sus vinos. En un primer tiempo degustas el Clot dels Oms que es un vino blanco de uva de la variedad xarel.lo, en el segundo tiempo pruebas el Clot dels Oms tinto elaborado con uva de la variedad merlot i finalmente combinado con unos dulces puedes degustar el cava Ravetllat y Vidal rosado. Además de los vinos podemos degustar el aceite de oliva virgen Ca n’Estella que ellos mismos elaboran.

 

 

Recorrido de la visita a la bodega y masía

 

  1. La visita empieza con la observación del entorno próximo de la bodega. Se pueden ver unos viñedos anexos y unos metros por encima del viñedo se pueden ver vistas de los campos en las diferentes direcciones. Como dijimos en la introducción, es como un oasis de naturaleza rodeado de zona industrial y luchan por sobrevivir y conservar el valor paisajístico de la zona. Salvando las distancias, es un paisaje similar a la toscana italiana con los campos y cultivos propios del mediterráneo. Mientras observamos el paisaje, Roser nos explica la historia de la bodega des de sus inicios y como se ha convertido en lo que es actualmente.
  2. Tras observar el entorno, la visita nos devuelve al interior de la masía, en su parte más elevada para observar la maquinaria donde se recibe la uva y se empieza a elaborar el vino. Gracias a la explicación de Roser aprendemos el funcionamiento de las instalaciones y las enormes máquinas utilizadas para procesar la uva: en primer lugar, la uva recogida llega a una gran tolva, de ahí pasa a otra máquina llamada despalilladora que separa el grano de las ramas y hojas. Después llega a una prensa automática que extrae el mosto flor que pasaran a unos depósitos gigantes de acero inoxidable dónde empieza la fermentación de los diferentes vinos. Al ir al siguiente punto, pasamos por una antigua puerta de madera que daba acceso de entrada y que se mantiene intacta des de la construcción de la masía del siglo XIX.
  3. La siguiente parada es muy interesante ya que podemos ver la integración de las nuevas tecnologías en el edificio original, conservando las instalaciones tradicionales originales. Por una pequeña puerta accedemos a un espacio protegido del sol bajo el nivel del suelo. En el podemos ver el interior de uno de los 7 lagares cerámicos originales donde fermentaba el vino a una temperatura fresca y constante. Justo enfrente se instalaron depósitos modernos de 30.000 litros de capacidad para substituir a los lagares antiguos y tener más capacidad y mejor control de la calidad del proceso de fermentación. Lo más impactante es imaginar como pudieron instalar los gigantescos depósitos modernos manteniendo la estructura original del edificio.
                                                
  4. El recorrido de la visita te lleva de nuevo a cruzar el gran espacio interior para volver al interior de la masía por una puerta muy pequeña. En esta ultima parte del itinerario puedes ver diferentes espacios del interior del edificio: un gran salón adjunto a una terraza con arcos donde se realizan todo tipo de eventos, la sala de reuniones dónde se discuten las nuevas ideas de la empresa y también se realizan las catas de los vinos elaborados y, por último, la zona de vivienda privada de la familia.  El salón familiar es la última sorpresa de la visita donde podemos encontrar todo tipo de antigüedades, objetos y fotografías históricas de la finca y la familia Ravetllat i Vidal. También podemos ver botellas de vino de ediciones exclusivas de la familia y a través de una pequeña puerta de cristal podemos ver una bodega con las barricas donde se envejecen los vinos más selectos. Las escaleras que dan acceso al salón guardan un secreto qué descubrirás solo cuando hagas la visita.                                    
  5. Finalmente y antes de salir al patio interior de nuevo, la visita acaba en una bonita estancia decorada con piezas antiguas como un piano restaurado. Esta sala es la tienda donde podemos adquirir los vinos que hemos degustado y muchos otros productos. Seguro que no te vas con las manos vacías, nada mejor que uno de los vinos o cavas de Ca n’Estella para deslumbrar a tus amigos o familiares en las siguientes reuniones y celebraciones. (cuando la pandemia del Covid lo permita)            

 

¿Dónde adquirir sus vinos ecológicos?

Si ya realizaste la visita o todavía no la has podido hacer pero quieres adquirir algunos de los productos de Ca n’Estella, puedes comprarlos en su tienda online o en varias tiendas especializadas en vinos de Barcelona.

Esperamos que un futuro próximo puedas adquirir los vinos des de nuestra web de Planeta Marmita, mientras tanto puedes echar un vistazo a la selección de vinos disponibles en nuestro catálogo.

Des de Planeta Marmita esperamos que hayas disfrutado de la vista a la finca Ca n’Estella a través del post y que encuentres en nuestra web los mejores productos artesanos que estabas buscando. ¡Nos vemos en la siguiente visita!


Dejar un comentario