Aceite de coco virgen o refinado: ¿Cuál debo elegir?

Aceite de coco virgen o refinado: ¿Cuál debo elegir?

Gracias a sus múltiples propiedades, el aceite de coco se ha posicionado en los últimos años como uno de los productos de cocina más populares en todo el mundo, así como una excelente alternativa para el cuidado de la piel y el cabello. Aunque contiene un alto porcentaje de grasas saturadas, estas no son nocivas para la salud, mientras que sus triglicéridos de cadena media (MCT) y ácido láurico logran grandes beneficios para el corazón y el cerebro.

Existe amplia información disponible sobre el uso y beneficios de este producto. Sin embargo, una de las principales dudas por parte de los consumidores está referida a la diferencia entre el aceite de coco virgen y el aceite de coco refinado. ¿Cuál es mejor? ¿Cómo se elabora cada uno? ¿Cuál es el más económico? En este artículo encontrarás respuesta a estas y otras dudas.

Aceite de coco refinado o virgen

La principal diferencia entre el aceite de coco refinado y el virgen (o sin refinar) radica en la forma en cómo se producen, lo que a su vez incide en sus propiedades físicas, su sabor, el tipo de uso y, en ocasiones, su calidad.

¿Qué es el aceite de coco virgen?

Ampliamente conocido como “aceite de coco virgen” o puro”, es un tipo de grasa vegetal extraída de la pulpa del coco y que a menudo se prensa en frío. Aunque se dice que no experimenta ningún tipo de procesamiento, sí llega a pasar por una etapa de filtrado para que no se cuelen trozos sólidos de coco. Fuera de ello, no se le aplica ningún tipo de químico y tampoco se utiliza calor para su extracción, por lo que conserva intactas sus propiedades nutricionales.

Al tener un refinamiento mínimo, el aceite de coco virgen ofrece un fuerte sabor y aroma a coco. Su punto de humo (punto de sobrecalentado de una sustancia) es de 176,6º, que lo hace más adecuado para freír. Su vida útil es más corta y por lo general es un poco más caro.

Existen dos métodos para extraer el aceite de coco sin refinar. El húmedo es el más utilizado y consiste en extraer tanto la leche como el aceite de los cocos frescos y luego separarlos. En tanto, la técnica en seco incluye el uso de una máquina para extraer el aceite de la pulpa.

¿Qué es el aceite de coco refinado?

Por su parte, y como ya debes suponer, el aceite de coco refinado es el que pasa por un mayor procesamiento, con el objetivo de neutralizarlo y eliminar casi por completo su olor y sabor. Se produce a partir de la copra seca en vez de cocos frescos y su punto de humo es más alto, superando los 204º. Gracias a ello, es más adecuado para cocinar a altas temperaturas.

El refinamiento del aceite de coco implica un proceso de blanqueamiento y desodorización, aunque en ocasiones también se somete a desgomado y neutralizante para reducir el riesgo de rancidez.

El aceite de coco refinado es muy utilizado para cocinar, ya que es más estable al calor y mantiene la mayoría de sus propiedades, incluyendo los triglicéridos de cadena media, el ácido láurico y las grasas saturadas. No obstante, su capacidad antioxidante se ve reducida durante el tratamiento.

A temperatura ambiente, tanto el aceite de coco refinado como el virgen son sólidos y de apariencia blanca, así que será complicado identificar cuál es cuál. Por ello, te recomendamos leer la etiqueta e identificar las palabras “sin refinar”, “virgen” o “prensado en frío”. Recuerda que no todo el aceite de coco virgen es prensado en frío, pero todo aceite prensado en frío es virgen.

Identifica el tipo de aceite de coco más adecuado para ti

En la mayoría de casos, elegir entre aceite de coco refinado o sin refinar es una cuestión de preferencia personal. Sin embargo, existen ciertas aplicaciones en las que un tipo puede ser más recomendable que el otro.

Aceite de coco para cocinar:

Puedes utilizar ambos tipos de aceite de coco para cocinar, ya que no hay un claro ganador. De hecho, los entendidos en el tema tratan de equilibrar el uso de ambos, dependiendo del tipo de plato a preparar.

El aceite de coco virgen es ideal para cocinar a bajas temperaturas y durante un periodo de tiempo más largo. Es una opción recomendable si es que te agrada el sabor y el aroma del coco, y deseas experimentarlo sutilmente en tus recetas. Es una alternativa mucho más orgánica, aunque no existen grandes variaciones en el perfil nutricional.

Si, por el contrario, no eres muy fanático del sabor a coco y deseas obtener un resultado neutro, no estaría mal emplear aceite de coco refinado. Además de ser más barato, se puede utilizar para saltear o freír a un punto de fuego más alto. En cualquier caso, siempre será mejor que su proceso de refinado haya sido artesanal en vez de industrial.

Aceite de coco para hornear:

Cuando se trata de hornear, puedes tener presentes las mismas consideraciones que para cocinar. Si te parece bien que tus alimentos queden con un suave sabor a coco, pues adelante con el aceite de coco sin refinar. La diferencia aquí es que el punto de humo no es un factor a tener en cuenta, ya que el aceite virgen no se quema en estos casos, incluso si la temperatura del horno supera los 170º.

Aceite de coco para la piel y el cabello:

En cuanto al cuidado de la piel y el cabello, el aceite de coco virgen gana la partida. A estar menos procesado, es más suave para tu cuerpo, es por ello que muchas personas lo utilizan como humectante o acondicionador natural. No obstante, algunas personas prefieren el refinado si es que no le sagrada el olor natural del coco.

En resumen, ¿qué tipo de aceite de coco debo utilizar?

Si bien el aceite de coco virgen y refinado tienen perfiles distintos, sus propiedades nutricionales son prácticamente las mismas, a excepción de los beneficios antioxidantes que prevalecen en la versión natural de este producto.

El aceite de coco refinado destaca por su aroma y sabor más suaves, prácticamente neutros, mientras que su punto de humo es más elevado. Por su parte, el aceite de coco virgen se procesa al mínimo, por lo que conserva un fuerte sabor a coco y su punto de humo es más bajo.

Dependiente del uso que quieras darle a cada tipo de aceite, puedes elegir entre uno y otro. No hay una respuesta incorrecta. Más allá del aspecto dietético, los aceites de coco refinados y sin refinar son excelentes fuentes de grasas saludables.

¿Cuál es el aceite de coco más barato?

El aceite de coco refinado suele ser más barato en cualquiera de sus versiones en comparación al aceite de coco virgen. Y es que este último se elabora con la pulpa de coco fresco y su proceso de producción es 100% natural.

Como parte de tus criterios de compra, debes tener en cuenta que, si bien el aceite de coco sin refinar destaca por su mayor calidad, tiene un tiempo de vida más corto que el refinado.


2 comentarios

  • Patricia

    Siempre uso el neutro y es exelente,queria saber si las calorías son las mismas de ambos,muchas gracias

  • Beatriz E.

    Excelente informacion…muchas gracias …solo falto la fuente

Dejar un comentario